Diferentes emociones por un día.

Aquel jueves 9 de Marzo no dormí en casa por cuestiones de tiempo. Era un viaje que algunos esperábamos con emoción y otros con flojera y con un sentido de obligación. La alarma sonó 4:30 horas  y con muy pocas ganas de despertar 15 minutos más tarde me dispuse a bañarme. Salí de mi morada a las 5:20 horas para llegar a la universidad. Compré unas galletas y un jugo para aguantar el viaje. Partimos de la Ciudad de Puebla al rededor de las 5:45 y yo solo pensaba en dormir durante el viaje.  La primera parte del viaje fue una pesadilla, los asientos eran incómodos y no encontraba una forma cómoda para poder descansar. Pude dormir aproximadamente una hora, pero entre los asientos y que mi compañero roncaba muy fuerte, perdí mis ganas de dormir. Otros dos problemas surgieron en la entrada a la Ciudad de México, el chofer de la van en donde iba junto con mis compañeros Giovanni y Katrin. manejaba de una manera muy irresponsable. Con eso hay que agregar que entramos a la CDMX a las 08:00, hora pico de tráfico, de la gente que trabaja y los papás que llevan a sus niños a la escuela, en pocas palabras la entrada fue un caos.

Por fin, llegamos a nuestra primera parada con un retraso de 15 minutos. Personalmente me sentía apenado porque nos esperaban con galletas, café, jugo y refrescos. La empresa, A favor de lo mejor, contaba cosas muy interesantes acerca de lo que se dedican y me dejaron muy intrigado y con cierto suspenso ya que por cuestiones de tiempo nos contaron todo rápido pero muy claro. Era hora de llegar a nuestro segundo destino.

Resultado de imagen para pico adworksNuestro segundo destino estaba a escasos diez minutos del primero, se encontraba en el segundo piso en una plaza donde había un restaurante que se veía algo cara. Pico Adworks fue nuestra segunda parada, una agencia de publicidad con un ambiente relajado buena música de fondo y con proyectos interesantes y que me llamaron la atención. El lugar es muy pequeño pero es donde estaría muy cómodo y feliz en lo que hago, o al menos eso reflejaban. Empezaba a sentir que el viaje valía la pena.

Resultado de imagen para wework mexicoEntonces era el momento, las oficinas estaban cerca, llegando a Google se sentía un ambiente de felicidad, desde el lobby. Rápidamente nos llevan a una sala en donde nos reciben tres personas muy amables pero con diferentes actitudes. Vaya sorpresa, solo nos llevaron para vender su “Chromebook”, me sentí usado todo el viaje. Lo poco de las oficinas son impresionantes, pero no nos dejaron hacer nada. Nos fuimos con caras largas a nuestro último destino. Ya cansados nos recibieron con una hermosa vista y un necesario vaso de cerveza. Sin tener ganas de escuchar la última conferencia, llené mi cuerpo de palomitas y botanas que había en el lugar . En un día lleno de muchas emociones mi viaje a México terminó con una vista hermosa desde paseo de la Reforma y un trago en la mano. Al final pensé… “No estuvo tan mal”.

 

 

https://storify.com/accionalacien/visita-a-cdmx

Te invitamos a que visites nuestro Storifycdmx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s