Mi primer viaje escolar

Mi primer viaje escolar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Inicio esta aventura despertando al veinte para las cinco de la mañana un nueve de marzo del 2017. Esta situación de despertarme temprano la vivo día a día, y es una gran batalla que ese jueves no fue la excepción, pues combatir con uno de los grandes placeres de la vida es un verdadero reto.

0164d3f4a3e8c3f55f7f28f1fce1f48426fe3e17b2Con 19 años, me despierto diariamente con demasiada pereza, pero siempre me preocupo al menos por estar bien vestido y peinado, y justamente ese día, tenía que escoger una muda formal y fresca, porque teníamos el viaje grupal de la carrera de comunicación a CdMx, y, aunque demoré más de lo normal en pensar qué camisa ponerme, elegí la peor, pero mi suéter me salvó la vida.

Pensé que lo peor del día había sido despertarme tan temprano, pero era solo el comienzo de un viaje que si bien fue bastante productivo, me provocó molestias y decepciones durante su duración.

El frío y las ganas de pestañearse nos dominaban a todos, menos a la siempre alegre Miss Cristina, mientras esperábamos el transporte en la escuela para poder partir. Todo mundo imaginó autobuses de lujo con TV, baño y asientos reclinables, pero la vida nos jugó chueco y aquí comenzó la primer experiencia mala: Un par de urvans que parecían sacadas de la Ruta 61, y que después de acomodarnos para partir, me daban ganas de gritar “Pi pi pi pi pí, súbale, hay lugares” o peor aún, nos sentíamos tan apretados que esperaba que el chofer nos dijera “si se pueden recorrer para atrás por favor, hay espacio”.

Estando arriba, desapareció la incomodidad. Caí rendido usando a mi amiga Karla como almohada, y soñando con elefantitos voladores mientras que daba ronquidos sorpresivos, dándome igual que me grabaran y tomaran fotos. Desperté por azares del destino, por una serie de frenones y paradas muy largas de la urvan, y cuando abrí los ojos me vi envuelto de lado y lado de la ventanilla, en un mundo lleno de autos avanzando como tortugas, grandes edificios y espectaculares, y así  descubrí que habíamos llegado a la gran Ciudad de México.

Nos estacionamos en una calle cualquiera de la Ciudad de México, y nos hicieron entrar a una casa común, sin nada en especial. Al adentrarnos, una conferencia nos esperaba y fue hasta ahí que me di cuenta de que estábamos en A Favor de lo Mejor, una organización de gran importancia en México.

Posteriormente, nos trasladamos a PicoAdworks, en lo que parecía una empresa igual de aburrida que la primera, pero vaya sorpresa, al entrar a sus instalaciones me quedé boqui abierto y expresé a todo el que podía: “qué lugar tan chido, quiero trabajar ahí”. Pero el hambre nos estaba comiendo, así que rogamos a Cris nos dejara comer algo, como estaba estipulado en el plan, a pesar de que todos sabíamos que la puntualidad estaba en juego, pues veníamos demasiado demorados. Finalmente nos dejaron comer en una plaza de Polanco que quedaba de paso, pero el enojo de todos se hizo notar cuando llegamos a los comedores y Ana Cris, junto con los demás encargados del viaje, nos empezaron a apurar a comer, sabiendo que había largas filas para la entrega del alimento. Debido a esta situación, me quedé pensando cerca de cinco minutos en qué tipo de alimento gastar mi dinero, que cumpliera con los requisitos de entrega rápida y comida rica. Una vez decidido eso, McDonald’s fue la solución, y ahora habría que decidir entre todo el menú de hamburguesas, cual pedir, si una bara bara, de esas que son para bebés, o una regular. Finalmente opté por una de las más caras, de esas que en la publicidad se ven hermosas, debido a que el hambre y esa foto me atraparon, pero tuve que pedirla para llevar, porque tiempo era el que nos hacía falta.

Distraído en la urvan por disfrutar de mi hamburguesa, cuando la terminé, terminó también nuestro traslado a otra empresa que estábamos esperando con ansias, Google México, pues asegurábamos que una experiencia mejor que las anteriores nos esperaría. Instalaciones de primer mundo fue mi primera impresión, pero nos pasaron a una sala para darnos una conferencia, a la cual describo con los caracteres de nefasta, aburrida y de venta, sobre la ChromeBook, una nueva computadora creada por Google. Ansioso por que la conferencia terminara, contaba los segundos para visitar las instalaciones hasta que por fin nos dieron el privilegio. Una serie de restricciones para la visita, como el no visitar a las salas donde se encontraban trabajando, comenzaba a decepcionar, pero la comodidad, modernismo y el consentimiento a trabajadores de las instalaciones mostradas, hizo que Google fuera una experiencia muy padre, y que con el cansancio encima nos hiciéramos la pregunta: ¿Lo qué sigue valdrá la pena?

Después de otro recorrido camionero, llegamos a un edificio que parecía de ejecutivos, donde nos hicieron pasar a la última conferencia del día organizada por A Favor de lo Mejor. Ya sin emoción, subimos hasta el piso más alto, esperando una conferencia de lo más aburrida, que solo aumentaría nuestras ganas de dormir y nuestra desesperación por irnos. Lo único que me basta decir, es que al entrar al lugar de la conferencia me sentía en el paraíso: todo un piso lleno de instalaciones modernas, una hermosa terraza con mesa de ping pong y una vista de la Ciudad de México increíble, un mundo de universitarios, y lo mejor del día, bebida y comida gratis.

No me interesó en absoluto la conferencia, estaba muy cerca de la comida esperando el momento para poder agarrar los bocadillos, mientras veía como los universitarios, incluidos mis compañeros, hacían fila por un vaso de cerveza, y mientras tomaba refresco y disfrutaba de unos vasos de cacahuates y chicharrones, bien preparados, con sal, limón y chile. El viaje realmente me sorprendió. Visita tras visita superó mis expectativas, y al final, el cansancio no importó, pues todos regresamos llenos de alegría, tanto así, que cántico, risas y alegrías fueron los acompañantes del viaje de regreso.

Kevin Elí Leyva Trujano

Disfruta el Storify

storify

17203175_1479578335447837_884882620363348554_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s