Un viaje a prisas a #CDMX

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El día en que íbamos a visitar las empresas de comunicación en Ciudad de México, teníamos que estar presentes a las 5:15 de la mañana afuera de la universidad, a mis 22 años en ningún viaje que había hecho tuve que levantarme tan temprano, desperté a las 4:30 y ni siquiera había salido el sol, abrí los ojos y me quede pensando, ¿Por qué rayos dije que sí para ir al viaje? A pesar de eso no se me dificultó levantarme, la verdad no me bañe hacia demasiado frío, solo me cambie y estuve lista a las 5.

Al llegar al punto de reunión, la urban en la que nos fuimos no estaba nada cómoda, los asientos se movían horrible y uno no podía dormir a gusto. En el camino había mucha neblina y al principio todo iba bien, pero al llegar a la Ciudad de México nos encontramos con lo que ya era normal, el tráfico.  Teníamos que estar a cierta hora en la primera empresa llamada “A favor de lo mejor” y ya íbamos tarde. Al llegar tuvimos que hacer todo muy rápido, nos prepararon café, galletas y otras cosas, pero ni eso pudimos comer a gusto de lo tarde que íbamos a las demás empresas.

Más tarde y con prisa, llegamos a la segunda empresa llamada “Pico Adworks”, todos llegamos relajados pero con sueño por el viaje hecho y el tráfico que nos encontramos al principio. Al entrar a las oficinas de la empresa la verdad me quede un poco fascinada, su ambiente se siente muy relajado y la gente transmitía buena vibra. Nos metieron a una oficina donde al parecer hacen sus reuniones, el encargado nos empezó a platicar sobre la empresa y me agradó la idea de que ellos eligen los proyectos, si de verdad los apasiona o nada más por ganar dinero. Nos enseñaron algunos comerciales y spots que han hecho, de algunas personas del gobierno y de botellas de tequila que ves en la televisión todo el tiempo. El encargado no parecía nada nervioso pero nos dio un poco de risa porque estaba sudando demasiado.

Terminamos tarde y teníamos hora exacta en la que podíamos comer, la directora de la carrera al parecer no le importó mucho, ya que nos tuvo afuera de las oficinas como 20 minutos y otros 20 minutos fuera del edificio esperando las urbans. Nos llevaron a comer a una plaza en Polanco y la maestra nos dijo que comiéramos rápido o compráramos y comiéramos en el camino, todos estaban enojados porque íbamos con prisa y nadie quería comer así. Llegamos a la plaza y todos estaban haciendo filas en los diferentes restaurantes que estaban ahí, algunos nos fuimos a McDonald’s y fue una pesadilla, solo había dos trabajando y la fila estaba enorme. Al final tuve que comer mientras íbamos para Google, y más rápido de lo normal.

Llegamos a Google y la verdad me esperaba una buena conferencia, pero solo nos trataron de vender una computadora creada por ellos con sus aplicaciones. Al terminar nos enseñaron un poco de sus instalaciones, en esa parte me quede fascinada por la forma en que cuidan a sus empleados, cada piso tenía una temática diferente, como de playa donde había hamacas y de selva, cada piso tenía su propia cocina, tenían camas donde podían descansar media hora y un área de juegos, había gimnasio, clases de yoga y un patio donde podías dejar a tu mascota.

17191440_1331802706888984_4198454752040571990_n

Al último nos llevaron a una conferencia hecha por la empresa “A favor de lo mejor” en Wework, donde nos encontramos un piso entero lleno de comunicólogos. El ambiente se sentía muy padre, había comida, bebidas y todos estaban platicando, aunque la verdad al comenzar la conferencia era un poco aburrida, algunos no estaban poniendo atención y solo estaban platicando entre sí mientras bebían un poco de cerveza o comían. En mi opinión, la conferencia me pareció buena pero era mucho de diapositivas, al terminar nos dieron media hora para estar sin hacer nada porque otra vez había prisa para irnos, pero ya todos estaban más relajados porque el día había terminado. A unas amigas y a mí nos dio un poco de risa como Kevin no se despegó de la barra por estar comiendo, no paso ningún momento con nosotros por estar allí.

17343072_1339283399474248_4544516207773691852_n

Cuando ya íbamos camino a Puebla, estábamos hambrientos, con sueño y cansados. Pensé que en el viaje de regreso me iba a dormir ,ya que de ida no dormí nada, pero a mis compañeros se les ocurrió poner música e ir todo el viaje cantando. Se me quitó el sueño y todo el trayecto nos la pasamos cantando, al llegar a Puebla los que vivimos más cerca nos fuimos a cenar tacos y cuando llegué a mi casa caí rendida en la cama para dormir finalmente sin prisas.

Karol Reus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s