¿¡Utilizados por Google!?

17191379_1477650878973916_7576753288277983506_n

Martes 8 de marzo a las 22:00 horas, me encontraba en Acapulco. Me subo al autobús para empezar mi viaje de regreso a Puebla. A mis 20 años debo decir que de los pocos viajes que he tenido, este en especial fue el más pesado.

El viaje debería durar 6 horas aproximadamente, me sentía muy estresada porque tenía miedo de no llegar a tiempo a Puebla, ya que a las 5:15 de la mañana tenía que estar en la universidad porque realizaríamos un viaje a la Ciudad de México. A las 4:30 de la mañana yo me encontraba más o menos por Cuernavaca, parece que ya estaría por llegar a mi destino, pero no, de Cuernavaca todavía faltaba aproximadamente 2 horas de viaje, esto me preocupaba mucho ya que tenía pensado que llegaría a las 4 de la mañana a la Capu, podría tomar el taxi y felizmente estaría en mi casa para tomar un rico baño e irme corriendo a la universidad y llegar tarde como siempre.

No fue así,  porque tuve que llegar directo a la universidad con frío, hambre, sueño, flojera, y más situaciones que los lectores podrán imaginarse. Las “camionetas” en las que nos iríamos no llegaban y los demás compañeros tampoco. A las 5:30 por fin llegaron, pero cuál fue nuestra sorpresa que no eran camionetas, eran dos urvan. En fin, nos subimos y empezó el viaje.

17098346_702231376651722_3544086369895117289_n

Ya en camino a CDMX nos dimos cuenta que la urvan en la que íbamos estaba muy incómoda, pero no podíamos hacer más que acomodarnos para dormirnos.

17671274_1789226698061674_2139172807_n

En San Martín hicimos una leve parada para que otro de los compañeros que iba al viaje se integrara con nosotros. Estando 7:00 en la CDMX nuestro mayor detonante fue el tráfico infinito que había. Fue muy desesperante para mí, porque venía de bajarme de un autobús para subirme a una urvan incómoda.

Llegamos tarde a una empresa llamada “A favor de lo mejor” pero fueron unas personas tan amables que nos dijeron que podíamos tomar galletas, café, jugo o agua antes de que empezaran con su plática. Tuvimos que hacerlo todo muy rápido y puse atención todo el tiempo. Al terminar nos dijeron que si queríamos podíamos tomar nuevamente agua, o lo que quisiéramos y uno de los maestros que iba con nosotros tiró una taza y se quebró.

Después de este suceso divertido, me pregunté ¿Tomé la decisión correcta al venir a este viaje? Hasta ese punto pensé que habría sido mejor si me quedaba en Puebla e iba a clases, pero mis pensamientos cambiaron cuando llegamos a una agencia de publicidad llamada Pico ADWORKS, “Agencia chiquita pero chingona”. La descripción define como tal al espacio de la agencia: pequeño, lleno de pequeños cubículos, cada uno con un escritorio y personas sentadas en ellos.

17619457_1362322527166420_1451490575_nEstaba muy emocionada, la explicación de la agencia era muy padre, nos comentaron que han realizado proyectos para Alejandro Fernández, Alex Syntek, Coca Cola, Capitan Morgan, entre otros. Saliendo de la agencia me sentí feliz porque la onda de la publicidad empezó a llamarme mucho la atención. Estuvimos esperando nuestro transporte, me sentía muy enojada porque hacía calor, cada minuto que pasaba mi hambre aumentaba, y el transporte no llegaba.

17021562_702231483318378_6640294094725649870_n

Finalmente llegó el transporte y partimos hacia Google, todos estábamos muy emocionados porque pues ¿quién no se emociona al saber que irá de visita a una de las empresas más exitosas del mundo? Al llegar, lo primero que vimos era “Google” con sus colores azul, amarillo, rojo y verde.

17239881_1477653902306947_7877368075365174991_o-e1490995864817.jpg
Con mi compañero Mario Pasten minutos antes de ingresar a las instalaciones de Google.

Al entrar estábamos todos bien emocionados, nos reunieron en una sala de conferencias y nos empezaron a promocionar su computadora. Mi compañera Génesis no se callaba y no dejaba de interrumpir a la expositora. Después de 40 minutos de promocionar su computadora nos llevaron a conocer las instalaciones, con la condición de que no podíamos tomar fotografías.

Para finalizar el día, nos llevaron a una conferencia sobre la comunicación en un lugar llamado wework. Sinceramente no puse atención por cuatro cosas:

1.- Estaba cansada del viaje tan largo que habíamos realizado.

2.- Estaba harta porque nos traían a las prisas hasta para ir al baño.

3.- Quedé decepcionada de Google.

4.- Tenía mucha hambre ya que solo nos dio tiempo de ir a McDonalds.

17203175_1479578335447837_884882620363348554_n

Al terminar la conferencia nos subimos a la Urvan y partimos de regreso a Puebla. En el camino Kevin fue una gran persona y les escribió a los maestros para que nos cancelaran las clases del viernes, los maestros aceptaron. Al llegar a Puebla, la mejor retribución fue cenar unos taquitos con mis amigos  Kevin, Karol, Emmir, Mario y su hermano.

Por Karla Victorino

Storify

Sin título.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s